Los petauros son animales altamente sociables que viven en parejas o en grupos de hasta ocho integrantes adultos más las crías. En sus diferentes etapas de vida se muestran las peculiaridades de su comportamiento, de las cuales hablaremos a continuación. 

 

Crías

Al nacer, la cría diminuta sube por el abdomen de su madre, aún con los ojos completamente cerrados y sin alcanzar el máximo desarrollo. El recorrido que hace para llegar al marsupio, dura alrededor de cinco minutos. Una vez que el recién nacido llega al marsupio, identifica una teta y se queda ahí prendido mientras se desarrolla. 

A medida que crece y aumenta de tamaño, la bolsa se expande y a los dos meses aproximadamente habrá crecido lo suficiente para salir del marsupio para explorar y comer. Se fija bien al lomo de la madre para salir del nido, dar paseos y conocer, así la madre le educará e instruirá, ya que en poco tiempo tendrá que aventurarse sola.

00 sugar glider

Jóvenes independientes

Los petauros de cinco meses son totalmente independientes y capaces de encontrar su propio alimento, y de salir del nido a explorar y jugar con sus compañeros. 

 

Vocalizaciones

Los petauros del azúcar se expresan por medio de vocalizaciones como el ladrido, que lo utilizan para conocer la ubicación de cada uno de los miembros de la familia. Son sonidos breves y agudos.

El silbido lo emiten para expresar angustia y hacer que otros miembros acudan al rescate. El gruñido, en cambio, es la vocalización más notoria que utilizan para mostrar desagrado si alguien los molesta en su nido; es señal de agresión como respuesta a algo que de verdad los estresa, como sonidos estruendosos o movimiento exagerado.

01 petauro de azucar sugar glider

Adultos

Suelen ser muy tolerantes con los juveniles de su especie, es decir, una cría puede darse el lujo de quitarle la comida a un adulto, incluso al macho dominante sin que actúe agresivamente. Los miembros de un grupo suelen llevarse muy bien entre ellos, y solamente suelen presentarse algunos enfrentamientos al momento del apareamiento.

 

Un nuevo integrante a la familia

Los petauros del azúcar suelen mostrar una conducta agresiva ante miembros que no sean de la familia, es por eso que al introducir un nuevo petauro a la casa debemos considerar varios aspectos. El principal de ellos es el olor, ya que debemos conseguir que todos los integrantes de la familia tengan y perciban el mismo aroma, y para ello debemos de tener un nido en común aparte del que ya cuenta la familia y del que tiene el nuevo integrante. 

Otra opción es cambiar habitualmente los nidos, o bien, poner al nuevo integrante en una jaula pequeña que quepa en el recinto de la familia y así se habitúen ambas partes a olerse y verse hasta que la convivencia sea posible.

 

Visitas al Médico Veterinario

Observar y conocer a nuestros petauros es fundamental, así sabremos distinguir comportamientos normales y aquellos que no lo son. En este último caso, lo recomendable es ir con un Médico Veterinario especialista en mascotas de compañía no convencionales, ya que él nos podrá asesorar tanto en su dieta y cuidados, como en caso de alguna complicación.

MVZ Thalía Rojas

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation