Es normal en cachorros un considerable aumento del abdomen después de comer, pero si es exagerado, hay que considerar la posibilidad de repartir la comida en tomas más pequeñas.

 

El perro adulto también puede beneficiarse de comer dos o más veces al día raciones más pequeñas. Un cachorro delgado en los hombros y los cuartos traseros, y de pelo pobre, probablemente sufre una infestación de parásitos intestinales.

 

La causa más grave de tener el abdomen inflamado es:

 

Dilatación y torsión gástrica

Se trata de un agrandamiento repentino del estómago, normalmente lleno de comida en fermentación y gases. La situación se complica cuando el estómago gira, bloqueando tanto la entrada desde el esófago como la salida al intestino delgado. Afecta más a razas grandes.

 

Síntomas: Un aumento notable y repentino del tamaño del abdomen, generalmente poco después de comer. El estómago se hincha y endurece rápidamente, con una distensión que se observa claramente ya que sucede con rapidez. El perro sufre gran dolor y malestar, y tiene dificultad respiratoria. Pueden haber intentos de vómito y defecación, pero cuando ha habido torsión ya no puede producir nada.

 

Causa: No se conoce la causa exacta, pero puede ser debido a un ejercicio violento después de comer, se bloquea la salida del estómago por materia indigerible, hay exceso de fermentación en el estómago, y lo sobrecarga.

 

Acción: Esta es una verdadera emergencia veterinaria. Es imprescindible vaciar el estómago de gases y comida con medios mecánicos, ya que la situación es letal en muy poco tiempo. Llame a su veterinario inmediatamente, de día o de noche, y preparese para llevar el perro a la clínica.

 

Otras causas de un aspecto hinchado, no debidas a sobrealimentación, son: el falso embarazo, piometra (pus en el útero), algunos desequilibrios hormonales, y otras enfermedades abdominales importantes acompañadas de retención de líquidos. En caso de duda, consulte a su veterinario.

 

Haga memoria:

 

Parasítos intestinales. Llévese una muestra de heces recientes al veterinario si sospecha que puede ser debido a la presencia de parásitos en un cachorro o perro joven.

 

Torsión. Si el perro sufre a menudo de vientre hinchado y doloroso después de comer, hay que vigilar su tamaño, midiendo su diámetro alrededor de la parte más ancha del abdomen con una cinta métrica. Así es más fácil saber cuando se hincha más de lo normal y corre peligro de una torsión, de modo que se pueda acudir al veterinario rápidamente si hace falta.

 

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation