Pequeño, alerta, alegre, de andar vigoroso, con mirada que derrite, obediente, amoroso… Todos desearían tener un Chihuahueño así, el secreto está en tus manos.

 

Se trate de un Chihuahueño o de un perro de otra raza, convertirlo en un can de buen carácter y obediente depende del dueño. Claro, no es un trabajo fácil y básicamente su éxito radica en la disciplina, la constancia y el amor.

 

Roma no se hizo en un día y tener el perro ideal te obliga a informarte acerca de la especie y raza que has adoptado como compañero, debes informarte sobre su temperamento, sobre las enfermedades que pudieran afectar a la raza así como de las necesidades de la raza que te acompañará por lo menos los siguientes 15 años de tu vida. Este artículo ha sido escrito para leerse antes de comprar o adoptar un Chihuahueño.

 

Las verdades de tu Chihuahueño

Cuando se está evaluando la posibilidad de adopar o comprar un Chihuahueño, lo primero que se debe pensar es que se trata de un perro, y como especie tiene necesidades inherentes a todos los perros: vivir en un grupo social, ser alimentado, ser educado mediante refuerzo positivo en aquello que será y no permitido en casa y en la convivencia con el grupo social (humanos y otros animales de compañía), recibir atención médica (preventiva y curativa), tener estimulación mental y ejercicio físico.

 

Algunas necesidades de la especie, como el ejercicio físico, la alimentación y la educación variarán en intensidad cuando tomamos en cuenta la raza del perro y sus características. Es decir, cuando hablamos de un Chihuahueño, debido a su talla, estructura y función zootécnica, no será necesario que lo ejercitemos intensamente una hora diaria, pero sí debemos ejercitarlo con media hora de juego diario, como traer la pelota.

 

En el caso de la ración alimenticia, se calcula que requiere 24 gramos diarios de alimento premium sólido, divididos en dos o tres raciones. Con un alimento de mantenimiento premium para razas pequeñas o especializado en la raza es suficiente para cubrir las necesidades nutricionales de este pequeño.

 

Cualquier perro debe ser educado por lo menos básicamente para que sepa atender una orden, para conocer las reglas del paseo, para respetar las reglas de casa (subirse o no a los muebles, pararse en la mesa, saltar sobre las personas, etcétera). Otros perros, debido a su temperamento y energía, deben ser entrenados en obediencia, por ejemplo, algunos otros requieren además de un deporte que les permita liberar energía.

 

El Chihuahueño posee un nivel de actividad medio y baja necesidad de ejercicio, así que educarle en las formas básicas de convivencia en casa y en espacios públicos es recomendable. Aquellos que opinan que un animal de talla miniatura y cuya función zootécnica es la compañía no debe educarse está equivocados, pues a pesar de la talla, un Chihuahueño con problemas de comportamiento (como agresividad, ya sea por dominancia o estrés, o aullido excesivo) también puede lastimar y molestar a propios y ajenos (lo mismo que un Pitbull o Rottweiler), lo que lo llevarán a terminar en un albergue, en la calle o en un antirrábico. No importa la talla de tu Chihuahueño, debes educarlo para que sea agradable convivir con él y no se convierta en una molestia.

 

Imagen: Perrospurasangre.com.mx

 

El temperamento y la sociabilización

El temperamento es la pequeña parte del carácter que se hereda genéticamente. Esta pequeña parte delinea las expectativas del carácter de un Chihuahueño, pero no lo determina. El carácter depende del entorno y se forja con la educación, disciplina y entrenamiento que le brindes a tu Chihuahueño.

 

Lo ideal es que los chihuahueños sea alertas, vivaces y muy inquietos, valientes, apegados a la familia y las personas. Normalmente forman vínculos con las personas adultas y no toleran a los niños (hay que dejar de lado el mito de que un Chihuahueño es para un niño).

 

Aunque no todos los chihuahueños son así, sobre todo cuando adquieres un Chihuahueño de criaderos clandestinos, pupy mills o tiendas de mascotas, pues ahí impera el estrés y el maltrato al que son sometidos padres y madres; además esos lugares no cuentan con planes de crianza, mucho menos conocen de estándares raciales ni les brindan medicina preventiva a los animales así como tampoco tratan de evitar la predisposición genética a ciertas enfermedades. Recuerda que en estos lugares lo que importa es el dinero obtenido por los cachorros, no su salud ni su bienestar.

 

Si planeas comprar un cachorro Chihuahueño de un criadero registrado, por favor asegúrate de conocer antes el criadero y al criador, saber cuál es su política de crianza y observar las condiciones en las que viven los perros. Si están hacinados, en un lugar sucio y maloliente, si permanecen confinados, no compres un perro ahí. Pregunta por criaderos éticos, donde los animales sean bien tratados, asegúrate de constatarlo y no te dejes llevar únicamente por la publicidad o lo que diga el criadero en su página de internet.

 

Cuando escojas a tu cachorro, procura escoger a aquel que se acerca a la gente sin temor, el que se ve más activo, juguetón y confiado, un cachorro demasiado tímido pudiera ser más proclive a desarrollar problemas de comportamiento.

 

Si tu Chihuahueño será adoptado, no importa si es cachorro o adulto, acude a conocerlo antes de adoptarlo. Ve con tu familia, observa cómo interactúa con ellos, pregunta al albergue, asociación o protectora si tiene algún problema de comportamiento, en caso de que lo tengan pide más referencias de ese problema y pregúntales si el perrito ha llevado tratamiento y quién es su etólogo de cabecera, de esta forma, podrás continuar con el tratamiento.

 

Si no tiene problemas de comportamiento, pregunta si tiene alguna fobia (las escobas son el objeto número uno al que los perritos rescatados tienen miedo, sobra decir por qué), si algún tipo de persona o situación le causan ansiedad, miedo o estrés. De esta forma sabrás si puedes lidiar con la forma de ser del perrito. También pregunta si convive bien con niños (si los hay o pronto habrá en tu casa) y con otros animales domésticos (otros perros, gatos, aves, etcétera), y finalmente pide que te brinden un periodo de prueba de 15 días para ver qué tal se adapta el perro con la familia y viceversa.

 

Debido a que los chihuahueños son desconfiados de extraños y pudieran desarrollar conductas territoriales. Desde que llegue tu Chihuahueño a casa es importante que comiences su proceso de sociabilización, el cual te garantizará que tu perro responderá tranquilamente ante cualquier situación a la que sea expuesto: niños, sonidos fuertes, tráfico, lugares concurridos, personas con distintos looks, hombres y mujeres adultos o ancianos, extraños, juguetes, etcétera.

 

La sociabilización es gradual y debe llevarse a cabo con refuerzo positivo. Es decir, debes programar sesiones de sociabilización: invitando a tus amigos a casa, jugando con la familia, llevando al perro a parques, pidiendo que extraños se acerquen a él, le hablen e incluso le acaricien, etcetera. Por cada respuesta positiva, es decir, que tu perro permanezca relajado e incluso sea amigable, dale un premio, el cual debe estar conformado por trocitos de comida (salchicha por ejemplo), palabras dulces y alentadoras, y caricias. De esta forma el perro asociará que las reacciones positivas ante cualquier experiencia son apreciadas y premiadas por ti.

 

Imagen: Limacallao.oix.com.pe

 

Salud

En general un perro de buena crianza y con medicina preventiva al corriente es muy sano. Aunque eso no salva a tu Chihuahueño de desarrollar algunas enfermedades debido a su complexión, actividad y estructura. Entre esas enfermedades se cuentan Estenosis Pulmonar (defecto cardiaco congénito), problemas del corazón, subluxación de patela (deslizamiento de la patela) y luxación de hombro.

 

Debido a sus frágiles huesos, el Chihuahueño puede salir muy lastimado de golpes y caídas que parezcan inofensivas. En estos perritos, la mollera, que es una región no osificada de la cabeza, deja desprotegido el cerebro, por ello cualquier golpe en esa zona pudiera resultar fatal.

 

Recientemente, el Chihuahua Club of America lanzó una alerta debido a que desde 2006, varios perros de líneas de expocisión se han visto afectados por Siringomielia (quistes en la médula espinal cercana).

 

La mayoría de los síntomas y signos de esta enfermedad no son detectable sino después de los 6 meses o 1 año de edad. Uno de los signos de esta enfermedad más percibido por propietarios es que el perro se razca demasiado el área del ‘cuello y hombros’, debido a la hipersensibilidad de esa área en las primeras fases de la enfermedad. Normalmente los perros manifiestan dolor en cabeza, cuello y hombros, tanto que hasta chillan, muchos ejemplares con esta enfermedad sólo pueden dormir y comer con su cabeza erguida. Poco a poco las piernas del perro se vuelven más débiles y se les complica caminar, en algunos casos el deterioro lleva al perro a la parálisis.

 

Debido a que los chihuahueños pueden tener varios colores y patrones de pelaje, entre ellos el mirlo (aunque en México la FCM prohibe estos ejemplares), el alelo asociado a este color puede ocasionar problemas auditivos y oftálmicos en los chihuahueños, incluyendo ceguera, presión intraocular, ametropia, microftalmia y colobomas. Los perros que tienen doble alelo merle pueden desarrollar anormalidades cardiacas, en el esqueleto y en el sistema reproductivo.

 

Imagen: Chihuahuasdemexico.com

 

Cuidados

Finalmente, debido a su talla y tipo de pelaje, el Chihuahueño no requiere mayores cuidados que un baño mensual con shampoo especial para perros, cepillado dos veces por semana con un cepillo de cerdas suaves. Es indispensable cortarle las uñas o limárselas, pues las uñas demasiado largas pueden generan quistes en los dedos y cojinetes plantares e incluso deformaciones en las patas. Finalmente, es recomendable que en tiempo de frío lo abrigues, pues su capacidad para guardar calor es poca.

 

Recuerda que si tomar una decisión informada antes de tner un perro te permitirá disfrutarlo al máximo y darle una vida de calidad. Si es para ti, disfruta de un Chihuahueño en casa.

 

Imagen de portada: Caninosvip.com

 

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation

Load Previous Comments