Las pulgas son insectos sin alas, aplanados lateralmente, chupadores de sangre en su fase adulta que parasitan a mamíferos y aves, por lo que son frecuentes en las mascotas, ya sean gatos, perros o roedores. No sólo se alojan en el huésped, sino que con frecuencia pueden picar a los propietarios. Mientras tanto, los huevos y los estadios inmaduros se pueden encontrar en el medio ambiente próximos al perro o gato de los que se alimentan las pulgas adultas, por ejemplo: suelo, muebles, cama o alfombras. 

Además de la reacción normal a la picadura, pueden causar prurito, particularmente en animales o humanos sensibilizados, y anemia en casos de superinfestación. También pueden ser vectores de patógenos. Así, la pulga del gato, Ctenocephalides felis, puede transmitir Rickettsia felis o Bartonella henselae, causante de la enfermedad por arañazos del gato; y tanto C. felis como Ctenocephalides canis intervienen como hospedadores intermediarios del parásito Dipylidium caninum, una larva que se aloja en el sistema digestivo. 

Las pulgas, ¿una epidemia? 

Si un animal infestado no recibe tratamiento se convierte en una fuente de infestación para otros, ya sea por contacto directo o, más frecuentemente, por contaminación del medio ambiente con huevecillos. La velocidad de desarrollo es mayor en climas templados, y por tanto está relacionada en gran medida con la estación del año. Los mejores ambientes para el desarrollo de la pulga son húmedos y no expuestos a la luz solar intensa ni directa. Sin embargo, el desarrollo en ambientes interiores generalmente no es estacional, porque la calefacción y la humedad relativa superiores al 50 % aseguran las condiciones durante todo el año. 

Una vez que la larva ha alcanzado la fase de pupa, la pulga preemergente está muy bien protegida frente a los cambios ambientales, incluyendo tratamientos insecticidas en muebles o en la cama del animal; por tanto, puede sobrevivir durante períodos largos de tiempo (más de seis meses) y sin la necesidad de un hospedador. Después, la salida de la pulga adulta del pupario no será automática, sino dependerá de la presencia de estímulos adecuados, como vibración o presión (un huésped que camina sobre una zona infestada) y calor (el que desprende el cuerpo del animal). Al acercarse el huésped, la reciente pulga saldrá rápidamente del pupario, saltando sobre él e iniciará todo el proceso. 

 

Reacciones en la mascota 

El comportamiento de acicalamiento de cada hospedador (especialmente gatos) puede tener una influencia importante en el número de pulgas adultas en el animal y en su longevidad. Los animales que no son alérgicos pueden no manifestar signos clínicos o ser leves y sólo mostrar un rascado ocasional debido a la irritación producida por las pulgas y sus picaduras. Los alérgicos o aquellos que desarrollan una reacción inmunológica a la saliva de la pulga, muestran comezón, caída de pelo, pelos rotos, ronchas y manchas con costras. Pueden observarse lesiones de dermatitis (enrojecimiento) en la zona dorso-lumbar y la cola, pero pueden extenderse hacia los muslos y el abdomen. Con frecuencia se observan infecciones causadas por bacterias y seborrea. En casos crónicos, la piel muestra un engrosamiento. Además, especialmente en animales jóvenes, viejos o debilitados, las infestaciones con un número elevado de pulgas pueden causar anemia. 

 

Si crees que tu mascota las tiene… 

Cuando el número de pulgas presentes en un perro o gato es bajo, puede ser difícil detectarlas debido a la longitud y espesor del manto, especialmente en algunas razas. Si es elevado se podrán detectar a simple vista, particularmente si el manto es blanco y la piel es pálida. El cepillado del animal es el método más sensible para detectar las infestaciones por pulgas, mientras que la búsqueda de pulgas con los dedos puede no tener éxito. 

Aun cuando aparentemente haya una ausencia de parasitación, las heces de pulga se pueden detectar en el animal y en el material que se desprende después del cepillado. Este material se coloca sobre papel blanco previamente humedecido y las manchas negras (que son las heces de pulga) aparecerán rodeadas de un halo rojo de sangre. 

 

Hechos importantes sobre las pulgas 

• Las pulgas adultas (las que se pueden ver a simple vista) pasan la mayoridad del tiempo en el animal, no en la alfombra u otros lugares de la casa. 

• Las pulgas adultas visibles representan sólo el 5 % de la población de pulgas. El otro 95 % se esconde en casa en forma de huevos, larvas y pupas. Por eso el tratamiento de las mascotas, en conjunto con su ambiente, es una medida esencial para eliminar las pulgas en la casa. 

• Las pulgas adultas ponen huevos (hasta 50 al día) en las mascotas. Sin embargo, los huevos se caen muy pronto del animal, en la alfombra, en los muebles, cama y dondequiera que pasa tiempo el perro o gato. Los propietarios de vivienda deben enfocar las medidas del control en estas áreas. 

• Después de eclosionar, los huevos se desarrollan en larvas pequeñas que parecen como lombrices. Las larvas se quedan escondidas en las fibras de tejidos y otros lugares protegidos. Se alimentan principalmente de los excrementos (sangre seca) de las pulgas adultas. 

• Antes de madurar, las larvas se transforman en pupas dentro de un capullo sedoso. Las pupas se quedan dentro del capullo de dos a cuatro semanas, a veces más. El capullo es resistente a los insecticidas. Por eso se ven a veces pulgas adultas por largos periodos, incluso cuando se han tratado la casa y las mascotas. 

 

Tratamiento de la casa 

Si no se trata el espacio donde duermen e interactúan las mascotas, se dejará vivir a más del 90 % de la población de pulgas en desarrollo, incluyendo los huevos, las larvas y las pupas. Antes de iniciar el tratamiento, el propietario deberá: 

1. Remover todos los juguetes, ropa, y artículos guardados en cajoneras, debajo de las camas y en los armarios. Esta medida es esencial para hacer todas áreas accesibles al tratamiento. 

2. Remover toda la comida y los platos de las mascotas. Cubrir las peceras y desconectar los ventiladores. 

3. Lavar y exponer al sol o destruir toda la ropa de cama que pertenece a las mascotas. 

4. Pasar la aspiradora ayuda a remover los huevos, larvas y pupas que se desarrollan en la casa. Hay que limpiar minuciosamente, especialmente en las áreas donde las mascotas descansan o duermen. No debe olvidarse pasar la aspiradora a lo largo de los bordes del cuarto y debajo de los muebles, cojines, camas y alfombras. Después de usar el electrodoméstico, debe cerrarse herméticamente la bolsa del aparato en otra bolsa de basura, y desecharla en un recipiente afuera de la casa. 

5. Aplicación de los insecticidas. Siempre deben leerse y seguirse las instrucciones de la etiqueta en el envase de los pesticidas. Las personas y las mascotas no deben tocar las superficies hasta que la aspersión del pesticida se secó. Esto puede durar varias horas, dependiendo del tipo de textil, ventilación y método de aplicación. Deben abrirse las ventanas después del tratamiento para acelerar el secado y minimizar el olor. 

6. Si se ven las pulgas adultas después de dos a cuatro semanas pasado del tratamiento, será necesario tratar otra vez la casa y las mascotas. 

 

Tratamiento de los animales domésticos 

Es importante tratar a la mascota junto con la casa, preferentemente el mismo día. Las pulgas adultas pasan la vida entera en el animal y continuarán molestando si no son tratadas. Los animales pueden también transportar las pulgas desde el exterior a la casa, y con el tiempo van a eliminar la eficacia de los insecticidas aplicados en el hogar. 

El veterinario puede prescribir una variedad de formulaciones disponibles. Muchos productos proveen sólo tratamiento temporal contra las pulgas que pican, unos duran de horas a unas semanas, como los talcos. Sin embargo, hay productos suministrados por veterinarios que controlan mejor las pulgas adultas, como las pipetas, que funcionan hasta por tres meses. Estos productos contienen un regulador del crecimiento de insectos, los “IRG”, que impiden que los huevos eclosionen cuando las pulgas las depositan en el animal. Por otro lado, para la prevención prolongada, hay otras dos opciones, como el collar antipulgas, o desparasitantes orales administrados por el Médico Veterinario. Ambos están disponibles en clínicas veterinarias. 

Con todo, es de suma importancia que los desparasitantes los aplique el veterinario, pues ciertas formulaciones se pueden usar sólo en perros y no en gatos, y otros enumeran procedimientos específicos para cachorros caninos o felinos. 

En resumen, es muy importante remover las pulgas de las mascotas para eliminar una infestación en la casa. Sin embargo, los propietarios de mascotas deben tratar el ambiente donde duermen y permanecen gran parte del día los animales domésticos. Es importante recalcar que el tratamiento de las mascotas no eliminará las pulgas en la casa, y a la inversa. En cualquier caso, la prevención es la mejor aliada, por lo que siempre hay que estar atentos de la desparasitación programada de nuestro animal de compañía. 

 

Dra. Lynn Buzhardt

Autora del libro Can we have one? A parent’s guide to raising kids with cats and dogs y colaboradora en Dogster.com

Dr. Marty Becker

Jefe veterinario de la sección “El veterinario en consulta” en Dogster.com

 

Leave your comments

Post comment as a guest

0

People in this conversation